Los «tuitulares» y la eficiencia comunicativa


Las redes sociales, y sobretodo Twitter, nos están empujando a una comunicación cada vez más breve, frugal y sintetizada. En un intento de eclipsar a nuestros seguidores entre timelines infinitos, surge el arte de crear “tuitulares” para atraer la atención de la audiencia.

Dada la situación socioeconómica, actualmente estamos en un momento en que la eficiencia en los procesos prima por encima de todo. Se potencian las industrias con mayor productividad, se buscan los procesos que requieran menos recursos para obtener mayor retorno, e incluso que ofrezcan menor impacto negativo en el entorno. En definitiva, la eficiencia económica ya no es sólo resultado de un buen trabajo, sino el eje de cualquier estrategia empresarial y también de márketing o comunicación.

everlastingsheep.blogspot.com

Paralelamente, hace casi una década surgían las redes sociales como modelo de comunicación bidireccional basado en la tecnologia e internet. Estas nuevas plataformas de conexión entre usuarios y empresas, han permitido sin duda redefinir la forma de interacción entre unos y otros. Con el tiempo, cada vez se tiende a sintetizar más los mensajes lanzados en los perfiles sociales, siguiendo con la máxima de utilizar menos recursos –en este caso caracteres: letras, símbolos, emoticonos,…- para conseguir mayor impacto –reacciones: likes, shares, retuits,…-. En Facebook la longitud de los posts se ha ido reduciendo paulatinamente, y ahora se estima que la cantidad ideal es de sólo 100-150 caracteres. De hecho, está demostrado que los posts con menos de 70 carácteres generan más interacciones que los de mayor extensión. Por su parte, Twitter cuenta con la limitación intrínseca de los 140 caracteres, herencia de su modelo basado en los SMS de telefonía móvil. Resulta paradójico como en un entorno híper-conectado y donde las tarifas cada vez ofrecen más datos y conectividad a menor coste, se siga con ésta restricción de caracteres, algo que recuerda a los tiempos del telégrafo. Pero esta brevedad de los mensajes o tweets no es un capricho, sino la clave del éxito de la plataforma social.

Las redes sociales, y sobretodo Twitter, nos están empujando a una comunicación cada vez más breve, frugal y sintetizada

A todo ello hay que sumar que los medios tradicionales cuentan cada vez con mayor presencia en redes sociales, y que nuevos agentes, tanto personas como marcas, actúan como medios de comunicación en Twitter. El resultado es una enorme cantidad de información al alcance de los usuarios, la cual lucha por ganar la atención de éstos. Sumado a la cultura de la inmediatez en la que vivimos, implica que los estímulos o tuits deben ser capaces de atraernos de forma rápida y directa. Es ahí dónde un «tuitular», basado en la impacto comunicativo del titular y la limitación de carácteres del tuit, se establece como el arma perfecta para captar la atención de los lectores. Asimismo, permite obtener mejores resultados frente a tweets convencionales basados, por ejemplo, en replicar la actividad de otros medios online mediante titulares o citas.

Estamos inmersos en contexto de sobre-estimulación informativa, dónde escasean los recursos y triunfa la cultura del estímulo inmediato. Por ello, es necesario jugar bien las cartas en medios sociales para impactar a la audiencia, usando creativamente los «tuitulares» como estrategia para destacar y diferenciarse del resto.

Photocredit: everlastingsheep.blogspot.com


Acerca de Victor Ronco

Con más de una década de experiencia internacional en marcas líderes a nivel mundial como Banco Santander, Red Bull, Danone o Volkswagen Group, mi trabajo diario alinea los contenidos, comunidades y marcas que conviven en el ecosistema de medios digitales. Aporto valor a los proyectos que lidero a través de la creación y distribución de activos de calidad mediante tecnología y new media. Gracias a mi pasión por el trabajo contribuyo a que marcas, agencias y organizaciones definan e implementen rutas para entrar con éxito en la disruptiva economía digital. Paralelamente, soy speaker internacional y profesor en diversas universidades y escuelas de negocio, y como autor publicado por Editorial Planeta, he co-escrito tres libros distintos sobre márketing digital, redacción publicitaria y criptoeconomía. Con todo ello, aporto mi visión sobre transformación digital, economía colaborativa, blockchain, employer branding y comercio electrónico entre otros temas de innovación.