La tecnología que no cambiará el mundo


Hace algo más de un año publicaba dos posts sobre los acontecimientos en los que debíamos fijar nuestra atención durante 2014. Por un lado, lo más relevante en referencia a tendencias, y por otro, sobre los cambios tecnológicos inminentes, estando ambos apuntes estrechamente relacionados. Pues bien, 15 meses después, hoy publicaría las mismas predicciones.

Por lo que respecta a las tendencias –la dirección que la sociedad toma frente a la presente era de internet- apunté el quantifyed self, el aumento del ego digital, el abandono de plataformas sociales y la búsqueda de espacios offline. Ésto irá cada vez a más, significando que las marcas deben aportar valor real a los consumidores a través de los medios digitales. Es imperativo ir del outbound al inbound márketing. Del spam a la utilidad y eficiencia. Aquí la interacción en medios sociales o el data al servicio de las marcas son cruciales para detectar y atraer tráfico cualificado y dirigirlo a los medios propios, ofrecer un servicio o contenido relevante para los usuarios y convertirlo en acción o venta.

Desde el punto de vista tecnológico, el segmento táctil –móvil y tabletas-, la conectividad 24h. y el internet de las cosas era lo que se imponía. De nuevo, aquí también siguen las previsiones; las proyecciones de ventas de tabletas se cumplen aunque se desaceleran, internet llega a más lugares y de forma más económica (sobretodo fuera de nuestro país) y cada vez hay más cosas inteligentes y conectadas, colándose con fuerza en sectores como la domótica o el deporte.

Precisamente a nivel tecnológico es donde hay menos cambios de los que pudiera parecer a simple vista. Si bien es cierto que el avance de la tecnología es frenético e imparable, y buen ejemplo de esto es el revuelo mediático que ha generado la presentación del iWatch, el ritmo con el que esta tecnología se cuela en nuestras vidas realmente no sucede en cuestión de unos pocos meses. El caso de las Google Glass es un buen reflejo de ello; se presentaron como una revolución que cambiaría nuestras vidas, pero su baja aceptación pragmática, alto coste o problemas de privacidad, han llevado a Google a dar carpetazo al proyecto por al menos un tiempo.

Incluso hay cada vez mayor voluntad en humanizar la robótica o la tecnología al servicio de las personas, entrando en el mundo de la inteligencia artificial con los debates éticos que ello implica. Pero de nuevo, ni la robótica para el gran consumo es tan relevante ni la inteligencia articificial es tan humana, cuestionada por grandes científicos como Stephen Hawkin.

goldieSiempre he defendido que el márketing digital es el entendimiento que hacen las marcas sobre los cambios que la tecnología produce en la sociedad. Perfecto, las marcas pueden ahora aportar más valor a los consumidores en la economía conectada, pero el márketing digital no cambiará el mundo. Las tabletas, iWatches o smartphones, quizás nos hagan la vida más fácil o aumenten la productividad, pero tampoco cambiarán el mundo.

Lo que realmente ha ido marcando saltos en la historia de la humanidad han sido las personas haciendo un uso racional y sobretodo sostenible de los avances y la innovación. Al fin y al cabo, lo que siempre se ha mantenido de una era de la humanidad a otra, han sido las personas.

Photocredit: Flikr


Acerca de Victor Ronco

Víctor es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por el Instituto Químico de Sarriá, Barcelona, y especializado en Márketing y Comunicación con varios postgrados y Máster en Márketing Digital y Comercio Electrónico. Ha trabajado en los departamentos de márketing digital de algunas de las principales marcas a nivel mundial como Banco Santander, Red Bull, Danone o Grupo Volkswagen, dónde actualmente desempeña la función de Advertising & Digital Manager para Skoda. Colabora como profesor asociado en varias universidades y escuelas de negocios, y ha participado en multitud congresos de social media, employer branding, comercio electrónico y transformación digital aportando su visión sobre el papel de internet en el nuevo contexto económico.