Escuelas, enseñanza y conocimiento


Que el conocimiento es poder, no es algo nuevo. Lo que cambia con el paso del tiempo es la forma en que ese conocimiento se genera y comparte. Desde la Edad Media, los alumnos se han congregado en instituciones de estudios superiores de todo tipo, siendo las universidades de Bolonia y Oxford el origen de lo que hoy conocemos por universidad. Esa forma de estudio se ha repetido más o menos del mismo modo durante siglos, reuniendo a los estudiantes en aulas de escuelas de negocio y universidades de todo el mundo. Pero la llegada de internet a los centros de estudios, un entorno en constante movimiento y una nueva forma de entender la enseñanza, están redefiniendo lo que hasta ahora entendíamos por aprendizaje.

 

Desde hace años colaboro de forma puntual o habitual con más de una docena de centros de todo el país, como Instituto Superior de Diseño de Internet ISDI,The Valley Digital Business School,  EAE Business SchoolINESDIFundesem Business School, Universidad de AlicanteUniversidad Complutense de Madrid, Universidad Francisco de Vitoria, Universidad de Barcelona (UB), o especialmente Stand Out Program, proyecto liderado por Isra García y un completo equipo de amigos y apasionados profesionales, que en apenas dos años está dando un nuevo significado de “programa de formación” para emprendedores. Vincularme a tantos centros no sólo me ha dado la oportunidad de ver las distintas propuestas de valor, que van desde fundaciones regionales a escuelas de negocio de carácter internacional, si no también cómo en los últimos años han ido evolucionando. Sin duda, el cambio más rápido que hayan experimentado desde sus orígenes como escuelas.

 

Por un lado, el modelo de clases meramente presenciales va quedando atrás para mezclarse con trabajos en grupo, sesiones experienciales, webinars, y sobre todo verse sistemáticamente complementado por material online – desde documentación adicional a cápsulas de vídeo o campuses virtuales -. De éste modo, se establece un modelo mixto en que no sólo el alumno va al aula a aprender, si no que el conocimiento llega al alumno a través de medios digitales para hacerlo mucho más accesible en cualquier momento y lugar. De hecho, el fenómeno de los MOOC (Massive Open Online Courses) que nació en Stanford en 2011, ha crecido de forma exponencial, y en tan sólo 6 años, a día de hoy hay millones de alumnos de todo el mundo que acceden de forma gratuita a cursos de universidades como el MIT, Harvard o el propio Stanford. Wikipedia es un claro ejemplo de la democratización y facilidad de acceso a una fuente de conocimiento viva y casi infinita, que colisiona frontalmente con aquellas enciclopedias de docenas de tomos que hasta hace bien poco se vendían a puerta fría en nuestros hogares. Por eso Wikipedia se autodenomina como “the free (de libre y gratuita) encyclopedia”.

 

Los centros de educación avanzada además están viendo cómo el coste por acceder a todos estos cursos online es nulo o prácticamente nulo. Y es que una vez se ha creado el contenido del programa, el coste de distribuirlo a 100 o a 10.000 usuarios es prácticamente el mismo si se hace vía Internet. Esto está obligando a redefinir la propuesta de valor de las escuelas de negocio y cómo éstas sufragan sus cuentas y atraen a futuros alumnos, online o presenciales. Con el tiempo, el negocio de estos centros no sólo se centrará en el traspaso de conocimiento a los alumnos, si no en un acompañamiento de éstos hacia su entorno profesional, apoyando así la gestión de talento. El resto de servicios de las escuelas se complementa cada vez más con el apoyar a empresas en procesos de transformación, coaching, consultoría, bolsa de empleo o formación in-house. También, cada vez más, incluyen de incubadoras de start-ups, muchas veces de los propios alumni, haciendo de puente entre una selección de proyectos prometedores y capital externo. En definitiva, las escuelas deben rehacer la ecuación de qué se enseña a quién, dónde y cómo.

 

Resulta tremendamente interesante ver como la disrupción digital ha llegado también al sector formativo. El conocimiento es poder, y gracias a internet, ahora, tiene más poder que nunca.

 

Photocredit: TGN Coaching

 


Acerca de Victor Ronco

Víctor es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por el Instituto Químico de Sarriá, Barcelona, y especializado en Márketing y Comunicación con varios postgrados y Máster en Márketing Digital y Comercio Electrónico. Ha trabajado en los departamentos de márketing digital de algunas de las principales marcas a nivel mundial como Banco Santander, Red Bull, Danone o Grupo Volkswagen, dónde actualmente desempeña la función de Advertising & Digital Manager para Skoda. Colabora como profesor asociado en varias universidades y escuelas de negocios, y ha participado en multitud congresos de social media, employer branding, comercio electrónico y transformación digital aportando su visión sobre el papel de internet en el nuevo contexto económico.