El valor de la amistad 1 Comentario


Si hay un número o métrica en el que hoy nos fijamos es el número de amigos digitales que uno tiene. En cualquiera que sea la plataforma social, y tanto a nivel profesional como personal, tener miles de amigos, fans o followers parece ser el no-va-más y resultado indiscutible de popularidad o de una estrategia bien ejecutada. Pero ¿es esto cierto? ¿Es la cifra que deberíamos estar midiendo? ¿Qué valor deja esto al amigo real ? ¿Qué significa la amistad en estos tiempos?

friends-fingersActualmente, parece que pasemos la mitad de nuestro consumo digital pensando en amasar amigos de perfiles sociales, para luego en muchos casos subir contenidos solamente para conseguir “un puñado de likes” como apunta Noel Carrión. Es indiscutible que si te sigue más gente, tus posts serán vistos por más usuarios, aumentando así el alcance y el impacto de estos contenidos, ya sean las fotos de tus vacaciones o la renovación de la carta del restaurante donde trabajas. Desde este punto de vista, el tamaño – de tu comunidad –  sí, importa.

COMPRAR AMIGOS

A raíz de la importancia del tamaño de las comunidades, ya hace años que afloraron herramientas para comprar fans y amigos, desde Facebook a Instagram. Algo pensado sobretodo para páginas de empresa, pero que también se ha utilizado en perfiles personales. En cualquiera de los casos, la compra de amigos tiene tan sólo un sentido relativo, y de hecho lo desaconsejo, al comprar en muchos casos mayoritariamente cuentas “zombies” o inactivas para el lucro de estas empresas que venden amigos y fans, o sobretodo followers en Twitter. Puedes  comprobar la salud de un perfil de Twitter con esta herramienta de Social Bakers o TwitterAudit y verás una correlación entre un porcentaje de fake followers alto y un perfil popular, impersonal y de dudosa gestión. En su lugar tiene mucho más sentido, por ejemplo, invertir ese presupuesto en una campaña de captación registros y luego ejecutar un plan de Customer Relationship Management.

La mercantilización de contactos en social media deprecia el calificativo de amigo, porque tiene sentido valorar un fan de Facebook entendido como cliente potencial para la marca, pero no poner precio a un amigo de tu perfil personal. El problema es que hoy en día es en esas mismas plataformas sociales donde se venden amigos y dónde interactuamos con muchos de nuestros seres queridos.

EL VOLUMEN DE LA COMUNIDAD

My Blackcore Edge Review is going to show you the inner-workings of a popular male enhancement supplement. In the end, you will decide what’s right for you. BlackCore Edge Review There are many testosterone supplements present in the market but among those Black core edge is one of the best

Aumentar el tamaño de la comunidad de tu marca y de este modo el reach orgánico tiene sentido, pero como sabrás el foco debe estar en trabajar el engagement, o dicho de otra forma, como interactúas con esa comunidad. O dicho de otra forma, como conversas y que ofreces a tus amigos. O dicho de otra forma, que valor añadido ofrece tu marca a través de sus comunidades para que tus amigos, fans o followers quieran estar en tu perfil sin tener que comprar su amistad. Y es que no tiene sentido atraer a gente, y menos pagando, si no ofreces algo valioso y relevante después. Si son “los amigos de tu marca”, procura tratarlos como tales solventando sus preguntas detalladamente, respondiendo de forma personalizada, o dando un servicio post venta de calidad, o de lo contrario, plantéate si tiene sentido generar esa comunidad. Haz de tus amigos digitales lo que harías con tus amigos reales o, al menos, con tus mejores clientes.

Desde un punto de vista personal, ¿sigue siendo un amigo parte de ese círculo reducido de allegados que “pueden contarse con los dedos de una mano”, o es una etiqueta que ahora significa “gente que tengo en mis perfiles” pero que quizás ni saludaría al verlos por la calle?

Parece que el uso invasivo e inadecuado del social media por parte de muchas marcas se ha sumado al abuso de los usuarios y ego digital proyectado en las redes sociales. La confluencia de todo ello ha conducido a una degradación de las relaciones personales, y sobretodo, la banalización de la amistad. Cuando prefieres dar o recibir un like de un amigo antes que un abrazo, cuando respondes un “a ver si nos vemos” a una foto de un antiguo compañero de clase, pero luego no cierras nunca una fecha para el encuentro, cuando no dices a tu chica lo guapa que está pero le escribes un emoticono beso :* y corazón <3 en su foto de Instagram, es momento de plantearse que valor le damos hoy a las relaciones humanas y a la amistad.

Friends

Photocredit: Imagen propia. Yosemite National Park, agosto 2014.

 


Acerca de Victor Ronco

Víctor es Licenciado en Administración y Dirección de Empresas por el Instituto Químico de Sarriá, Barcelona, y especializado en Márketing y Comunicación con varios postgrados y Máster en Márketing Digital y Comercio Electrónico. Ha trabajado en los departamentos de márketing digital de algunas de las principales marcas a nivel mundial como Banco Santander, Red Bull, Danone o Grupo Volkswagen, dónde actualmente desempeña la función de Advertising & Digital Manager para Skoda. Colabora como profesor asociado en varias universidades y escuelas de negocios, y ha participado en multitud congresos de social media, employer branding, comercio electrónico y transformación digital aportando su visión sobre el papel de internet en el nuevo contexto económico.